lupa

BUSCADOR DE ALOJAMIENTOS

TE RECOMENDAMOS

Villa de Comillas, la villa noble
(Comillas - Cantabria)

Pueblos

Con calles empedradas que se reúnen en plazas y plazuelas, con una hermosa playa y un pequeño puerto, emerge la Villa de Comillas. Declarada Bien de Interés Cultural en 1985, Comillas es una de las localidades más atractivas y sugerentes de Cantabria. Enmarcada por un bellísimo entorno natural y paisajístico guarda un maravilloso conjunto arquitectónico, el más uniforme y representativo del arte de finales del siglo XIX en nuestro país. De talante clerical, Comillas es también conocida como “villa de los arzobispos”, por ser cuna de varios obispos y arzobispos.

Enclavada entre cuatro pequeñas colinas, la villa, bañada en las aguas del Cantábrico, está formada por antiguas construcciones rurales, casonas blasonadas y modernos edificios. Durante la Edad Media fue una pequeña población que vivía de su pequeño puerto pesquero y ballenero y de su actividad agrícola y ganadera. Un puerto que hoy sólo cobija una decena de pequeñas embarcaciones. Su casco antiguo, refugiado de los vientos tras una cresta rocosa que lo separa del mar, se desarrolló en torno al Ayuntamiento, la Iglesia parroquial y la plaza. Pero los monumentos más admirados de Comillas, los más bellos y representativos son fruto del mecenazgo del primer marqués de la villa y sus descendientes, que transformaron el aspecto de la pequeña localidad gracias a una gran actividad constructora. Invitado por el marqués, Alfonso XII empezó a veranear en Comillas, provocando que, a partir de entonces, fuera elegida como lugar de reposo de la nobleza.

Actualmente, la belleza de sus calas y paisajes litorales convierte a este lugar en una de las poblaciones costeras más atractivas del Cantábrico. Practicar el turismo rural en las costas cercanas a la villa de Comillas supone disfrutar de su maravilloso hechizo que, en verano, se respira en tanto en la playa como en todo el casco urbano.

Alta Facebook Google Twitter Candado