lupa

BUSCADOR DE ALOJAMIENTOS

TE RECOMENDAMOS

Lagunas de Boada y La Nava, un hogar para las aves
(Cascon de la nava - Palencia)

Naturaleza

 

En la llanura palentina de Tierra de Campos, las lagunas de La Nava y Boada son el hábitat de invierno de más de 200 especies de aves migratorias gracias a los esfuerzos de los naturalistas y la Junta de Castilla y León, que desde 1990 se han empeñado en recuperar parte del humedal que formaba el desecado Mar de Campo.

Estos aguazales ocupan una extensión de 400 hectáreas, que en verano desaparecen en
entre las grandes extensiones de cereal. El resto del año, un 50% de las especies nacionales existentes arriban a estos lares y los convierten en un nido de gran valor ecológico en el que los graznidos y aleteos son el sonido ambiente.

Los ríos Valdejinate y Retortijo alimentan estas lagunas, que en octubre también reciben parte de su caudal del Canal de Castilla y presentan un aspecto que merece la pena contemplar. Para ello, existen varios observatorios habilitados: El Prao, La Colada, La Cogolla y el Mirador de Corralillos, en La Nava, y el de los Ansares en la localidad de Boada.

Además de una increíble visita ornitológica, las lagunas de La Nava y Boada ofrecen el patrimonio y el encanto de sus pequeños núcleos urbanos. En La Nava se puede visitar la parroquia de San Pedro, de estilo gótico mudéjar, y la de Santa María, declarada Monumento Nacional. Por su parte, Boada, con apenas 28 habitantes, es una de las poblaciones más antiguas de Castilla. Ambas cuentan con alojamientos rurales que ofrecen una estancia única y enriquecedora.

 

Alta Facebook Google Twitter Candado